Las Patronas de Veracruz

En 2015 se cumplen veinte años del nacimiento de una iniciativa espontánea, cuya razón fundamental es la recuperación del principio básico de la solidaridad con los más desfavorecidos.
Sus protagonistas, campesinas trabajadoras hijas de cañeros en el poblado de Amatlán de los Reyes, vecino de la ciudad de Córdoba en Veracruz asumieron en un principio sin un apoyo formal, una de las causas más legítimas, pero quizá de las más complejas en materia de derechos humanos como lo es la atención a poblaciones migrantes.


Llamadas Las Patronas, por el nombre del poblado en donde desarrollan su actividad humanitaria, este colectivo ha podido atender a una cantidad cercana al millón de migrantes en sus dos décadas de servicio; han promovido la sensibilización sobre el fenómeno migratorio en centenas de miles de personas de diversos sectores como el estudiantil, gobiernos en sus diferentes niveles, medios de comunicación; con su ejemplo han sido protagonistas indudables en el posicionamiento que la agenda migratoria tiene en el actual debate público tanto en México como en amplias regiones de Latinoamérica; sus acciones han generado la formación de redes
solidarias con las poblaciones migrantes en gran parte del continente americano, además de que sus esfuerzos han sido motivo de réplica en muchas zonas de la ruta migratoria en México.
Trayectoria
De las acciones de atención directa en materia de alimentación, Las Patronas han ampliado su causa hacia otras actividades como la defensoría, atención, asesoría, gestión, sensibilización y promoción, siempre poniendo por encima principios éticos de importancia universal: el respeto, la tolerancia, la solidaridad, la piedad, la honradez, la transparencia, la humanidad, con uno de los componentes quizás más necesarios en la actualidad: el cuestionamiento a las fronteras o a las nacionalidades como criterios excluyentes en la atención a los y las migrantes.
Para honrar esta labor, en los últimos años estas mujeres han recibido diversos reconocimientos como el Premio Nacional de Derechos Humanos, el Premio Méndez Arceo y el Premio Nacional de Acción Voluntaria y Solidaria, entre otros muchos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *